Jueves 20, el canon occidental sigue su curso

Sección VII. (Aula “Menéndez Pidal”)

“Enseñando el canon occidental. Análisis y comparación de los programas de Great Books en las universidades norteamericanas”
Fernando González Ariza
Universidad CEU San Pablo

En los primeros años del siglo XX comenzaron en algunas universidades de Estados unidos asignaturas transversales donde se estudiaban lo que se comenzó a considerar el origen del saber occidental. Aunque el término ha variado con los años (General Honors, Core Curriculum, Great Books…) y también la lista de libros que se leían, el análisis de todos ellos aporta una interesante perspectiva de la evolución del concepto de canon occidental.

El objetivo de esta comunicación es comparar los currículos de las principales universidades norteamericanas que tienen o han tenido este programa, centrándose en las obras estrictamente literarias, para establecer desde una perspectiva estadística la tendencias, periodos y nacionalidades con el fin de encontrar los libros más comunes a todos ellos y cerrar la comunicación con una ponderada lista de libros que seguro podrá aportar luces al objetivo del congreso.

Las siguientes universidades son un botón de muestra de las que se analizarán: University of Chicago, University of Columbia, Saint John’s College, University of Texas at Austin, Thomas Aquinas College, Thomas More College of Liberal Arts, University of Dallas, University of Notre Dame…

 

“La Falacia de la Biblioteca Digital”
Ricardo Namora
Universidad de Coimbra

Uno de los desafíos más interesantes que nos pueden colocar las bibliotecas digitales consiste en saber, al final, lo que cuenta como biblioteca y lo que cuenta como digital. Si podemos aceptar pacíficamente que una biblioteca es un lugar donde se encuentran textos bajo una determinada selección y ordenación, eso puede significar que, en efecto, las bibliotecas digitales han protagonizado una verdadera y progresiva revolución en el mundo occidental. Esas suponen, además de un acceso inmediato a la información, la posibilidad de producir interacciones con los textos que el material impreso imposibilita por definición. En un sentido importante, la biblioteca digital del libro analógico supondrá una democratización de la lectura, un libre acceso sin precedentes y toda una nueva forma de manejar la literatura.

Sin embargo, cuando hablamos de bibliotecas hablamos también de conservación y de replicación de contenidos, contenidos esos que funcionan con una base textual y un régimen de lectura que son familiares, culturales y usuales. O sea, el manejo de partes de bibliotecas supone un razonable conocimiento de los modos correctos de funcionamiento del libro, de la biblioteca y de la lectura. Desde ese punto de vista, se puede decir que, como seres culturales, estamos bien equipados para negociar nuestra posición epistemológica cuando se trate de bibliotecas digitales construidas desde contenidos analógicos – libros en papel, periódicos o revistas. Muy diferente es, creo, nuestra posición cuanto a la posibilidad de una biblioteca digital del digital. O sea, mucha de la literatura digital de los años 1970, 1980 y, incluso, 1990, se basaba en programas y códigos operativos que son en el día de hoy absolutamente obsoletos – no funcionan más y, además, no hay forma de hacer funcionar de nuevo ciertas herramientas de lectura digital usadas en esas décadas.

Lo que pretendo discutir en esta comunicación es precisamente la imposibilidad de una biblioteca digital de la literatura digital, o de un museo del digital, argumentando que la materialidad de la literatura es indispensable para la idea que hacemos de ella, de sus ideas, de sus narrativas y de su carácter ficcional.

“¿Por qué no romantizar el mundo? Hacia una tecno-ciencia humanista”
Carlos Miguel-Pueyo
Valparaiso University

En toda la historia de la humanidad, tal vez sea la invención del libro la más significativa, pues ha servido y sirve de soporte a la historia y todo lo que ella alberga. Por consiguiente, nuestra historia ha sido una de la escritura proveniente de la techné griega, de manera que escritura y técnica han forjado juntas nuestra historia en torno al libro impreso.

En el siglo XXI experimentamos hoy el paso de una era libresca a otra tecnológica o tecno-científica, que parece amenazar la presencia del libro impreso. Aunque a mi juicio las nuevas tecnologías no suponen una amenaza seria al libro como tal, sí que la sufren las humanidades, en el contexto político-social de este nuevo siglo: graves crisis económicas que atenazan los presupuestos nacionales, los puntos de vista de los tecnócratas que basan sus decisiones en términos de mercado y no humanistas; planes de estudio globales, como el Tratado de Bolonia en el marco europeo, que viene a suplantar el lugar que debería ocupar un pacto de estado en educación, etc. Como resultado, las humanidades no pueden competir con los estudios que “producen” en términos mercantiles, y que se traducen en dinero y prestigio social.

En esta era de la información, que debiera ser del verdadero conocimiento, el vértigo tecnológico que vivimos hoy nos obliga seriamente a buscar un espacio para las humanidades y el libro. Como cambia la sociedad, debe cambiar también la forma en que percibimos y proyectamos las humanidades y las disciplinas que impartimos, para adaptarse mejor a estos tiempos tecno-científicos. Nuestra aportación, nuestro reto es hacer esta era tecno-científica más humanista. Por consiguiente, y a partir de los problemas que plantean las nuevas tecnologías –rigor, legalidad, practicidad, libros de consulta en línea versus obras literarias en libro, etc.- la elección de los libros que adopten los hogares debería a mi juicio estar marcada por un necesario humanismo que haga frente a los abusos que la tecno-ciencia actual ejerce sobre las materias de humanidades que deben sobrevivir en forma de libro.

El poeta alemán Novalis (1772-1801) reivindicaba en los tiempos románticos la necesidad de romantizar el mundo, en el sentido de devolver al universo la armonía perdida a través de la poesía. Aunque este concepto filosófico queda lejos de la practicidad que se necesita en nuestras sociedades hoy y ahora, no estaría de más considerar una especie de “romantización” de nuestras sociedades a través de los libros / textos que leemos y consideramos piezas claves en la pervivencia de nuestra historia humanista en forma de libro.

“El canon literario de la literatura infantil y escolar”
Alexia Dotras Bravo
Escola Superior de Educação de Bragança. Universidade de Coimbra

La lectura de autores de literatura para adultos es una variable constante en el horizonte escolar desde que existe la misma posibilidad de estudiar literatura. De hecho, hasta la inclusión de la literatura infantil dentro de los programas escolares –y hablamos del siglo XX– y sus herramientas más eficaces, los libros de texto acompañados de libros de lecturas, la única lectura que se le reservaba a los alumnos de la enseñanza primaria y secundaria era doble: los clásicos de la literatura adulta por un lado, y la literatura popular, por otro. La primera, porque es la considerada como modelo, la mejor opción para aprender a valorar estéticamente el arte literario; la segunda, debido a que es el germen propio de toda literatura infantil, como defienden algunas estudiosas (Hürlimann, 1982; Bravo-Villasante, 1979; Pelegrín, 1982), pioneras de la materia en Europa y España.

La selección de textos modélicos para la enseñanza consiste, pues, en una mezcla así decidida desde hace siglos, solo ampliada en las últimas décadas, gracias al reconocimiento académico y pedagógico de la literatura infantil que contempla la existencia de sus propios clásicos, desde su origen europeo, reconocido en la publicación de los Cuentos para la infancia y del hogar, en 1812-1815, de los hermanos Grimm, y en España con la creación de la editorial Calleja en 1876.

De este batiburrillo de lecturas, hemos de destacar la evidencia fracasada del propio sistema de enseñanza que, hoy en día, no consigue más que una aproximación parcial, sesgada y teórica a la literatura objeto de estudio. Porque son pocos los que reconocen leer esas obras obligadas y más los que se entusiasman con textos adecuados a sus edades, necesidades e intereses.

En este trabajo pretendo revisar los conceptos de literatura clásica y canónica, casi siempre entrelazadas y entendidas como parte una de la otra, no solo desde perspectivas actuales, propias de los Cultural Studies, sino también a partir de la selección y creación de los propios clásicos literarios infantiles, dando cuenta de muchos condicionantes y dando especial relevancia al sentir del alumnado universitario preparado para la formación lectora de los más pequeños.

“Los silencios del canon”
Rosa Mª Aradra Sánchez
Facultad de Filología -UNED-

Uno de los aspectos que determinan la noción de canon es la temporalidad,  tanto desde la perspectiva del discurso que lo crea como desde la mayor o menor permanencia en el tiempo de los textos que tuvieron la fortuna de ser seleccionados en un momento dado. Esta historicidad se convierte en un elemento revelador de los necesarios desajustes de lo canónico, de los vaivenes y tensiones entre la lucha por incorporarse y mantenerse en el canon y salir del olvido o evitarlo. Son muchos los casos que ilustran estos movimientos y nos muestran cómo una obra puede pasar desapercibida en su tiempo y recuperarse  después, o, viceversa, cómo un autor alcanza la cúspide para caer después en el silencio.

El objetivo del trabajo que proponemos es indagar, a partir de ejemplos concretos de diferentes épocas, en los mecanismos que históricamente han determinado estos silencios a fin de arrojar algo más de luz sobre los mecanismos de formación y transformación del canon.

Sección VIII. (Aula “María Zambrano”. C09)–

“Benito Pérez Galdós”
María Trinidad Ibarz Ferré
Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza

 

 Sin lugar a dudas, Benito Pérez Galdós ocupa un lugar destacado en la Historia de la Literatura. Su producción literaria es extensa y variada (periodismo -crónica, opinión, crítica literaria y musical-, discursos, novela, narración breve,teatro. Sus obras gozaron de difusión desde fechas tempranas tanto en la lengua original en la que fueron escritas como a través de traducciones a otros idiomas. Así, por ejemplo, en 1879 y 1880 apareció Gloria traducida al inglés y al alemán respectivamente; ese mismo vio la luz una versión de Marianela en lengua italiana; La familia de León Roch fue publicada en sueco en 1881; entre 1882 y 1884 los lectores francoparlantes pieron disfrutar de Marianela.

La Dra. Ibarz realiza una propuesta de edición basándose en la lectura de las obras completas del autor abierta a debate.

 

“Tres cuentos. La inquietante reescritura de lo sagrado”
Encarnación Medina Arjona

Universidad de Jaén

Nos proponemos presentar Tres cuentos (1877) como una unidad temática con tres variaciones espacio-temporales.

Partiendo de la génesis de cada relato, y fundamentándonos en sus principales fuentes escritas y visuales, podremos hacer concordar cada uno de ellos con un aspecto del espacio histórico en las novelas de Flaubert (con la Normandía moderna de Madame Bovary o de Bouvard y Pécuchet, el París contemporáneo de La educación sentimental, el Cartago de la Antigüedad en Salambó, el Egipto del siglo I en La tentación de san Antonio). Así, observaríamos que existe una unidad en la escritura a lo largo de la vida de Flaubert, a modo de ecos o variaciones sobre temáticas, escenarios espacio-temporales y fuentes de inspiración.

Sabiendo la importancia que Flaubert otorgaba a la lectura, al conocimiento de los libros (en su Correspondencia comentó la necesidad de cualquier escritor de beberse todos los libros para después orinarlos todos) es importante relacionar su obra con lo que en el último tercio del siglo XIX supone la literatura universal y sus modelos. Dicha contextualización nos servirá para integrar los tres cuentos (Un corazón sencillo, La leyenda de san Julián el Hospitalario, Herodías) por sí mismos en el lugar destacado que les corresponde en la literatura occidental.

Tres cuentos es un proyecto que se extiende a lo largo de treinta años en la vida de Flaubert. Nos parece que reúne y resume una reflexión sobre los géneros literarios, las relaciones con las artes, las relaciones del texto con lo humano y las relaciones del trabajo de escritor con los textos sagrados y con lo sagrado, por ello nos interesa estudiar dichos aspectos y proponer un análisis de la compleja, moderna e inquietante manera que tiene Flaubert de acercarse a la poder discursivo de lo sagrado.

 

“¿Y ese Balmori quién es? Sobre la creación de un canon y acercamiento al público hispanohablante de la literatura filipina en español”
Rocío Ortuño Casanova
Universidad de Manchester

La situación de la literatura Filipina dentro del hispanismo siempre ha sido particular. Con una población que nunca fue mayoritariamente hispanohablante, los literatos autóctonos en castellano han tenido en su país un público muy limitado y por diversas razones han sufrido el desinterés del público español. Esta situación ha provocado que muchas obras hispanofilipinas hayan tenido ediciones muy limitadas y sean ahora difíciles de encontrar: en algunos casos los ejemplares disponibles estén muy deteriorados y en otros encontramos obras premiadas que nunca fueron editadas y de las que sólo se conserva el manuscrito. Para atajar esta situación y dar a conocer la literatura filipina, el Instituto Cervantes tuvo la iniciativa de comenzar a editar una colección en formato libro de clásicos hispano-filipinos de la que finalmente sólo se editaron dos obras (Cuentos de Juana y Los pájaros de fuego), pero son obras que perdidas en el grueso de una librería, difícilmente van a ser escogidas por el escritor medio hispanohablante que desconoce el contexto y a los autores.

Teniendo esto en cuenta, comenzamos con la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes el proyecto de un portal de literatura filipina en castellano que ofreciera obras completas filipinas online gratis. Dando un contexto que agrupara una selección de obras del mismo lugar en el que el público pudiera buscarlas, sumado a las introducciones a la época y los autores, esperamos acercar al gran público esta singular literatura. El problema que encontramos fue que, sin tener un límite en el número de obras que se podía incluir impuesto por la institución (aunque tenían que ser de libre circulación), las limitaciones en tiempo y recursos nos obligaron a establecer un criterio de selección bajo la presión de saber que probablemente los libros no escogidos se perderían o serían olvidados.

Este artículo explica el proceso y trasfondo teórico empleados a la hora de establecer, de hecho, un canon de la literatura Filipina en español para crear un portal sobre ella en la biblioteca virtual Miguel de Cervantes, como primer paso que podría favorecer en un futuro la edición y comercialización de sus obras en formato libro.

–Sección IX. (Aula “Menéndez Pidal”)–

“¿Una obra, un autor? ¿García Márquez fuera de la Biblioteca de Occidente en contexto hispánico?”
Mireya Fernández Merino
Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)

El tema del congreso, el futuro del libro tradicional en la nueva civilización electrónica, y la fecha límite para la escogencia de las obras, 1962, imponen restricciones propias de cualquier tratamiento textual, que busque una selección en el vasto universo del libro. Por un momento, la fecha excluye a aquellos que nos hemos dedicado a estudiar la literatura de los últimos decenios del siglo XX.  El alto, sin embargo, incita, resulta una provocación, un reto que obliga a evaluar las obras y los autores estudiados.

Una obra como Cien años de soledad, que marcó un momento estelar de la narrativa latinoamericana contemporánea, queda fuera de ese estante privilegiado que acoja las cien mejores obras. ¿Queda así excluido su autor? Si  uno de los criterios de la canonización literaria es la influencia que determinado escritor ejerce sobre las generaciones siguientes, despertar el deseo de emular y superar al maestro, ¿dejaríamos  fuera a Gabriel García Márquez? La interrogante abre otras que orientan la comunicación: ¿qué criterios seguimos para incluir a este representante del boom latinoamericano y del realismo mágico?, ¿qué otra  obra es representativa de la trayectoria del autor y de su escritura? Y por último, ¿cómo condensa los demonios de su autor y de una sociedad y época determinada?   Es esta la vara con que mediremos y que justifique, desde la perspectiva personal de quien suscribe, su inclusión en el estante de los libros de papel.

 

“Estética de lo performativo en Valses y otras falsas confesiones de Blanca Varela”
Ana Gorría Ferrín
Instituto de Lengua, Literatura y Antropología

La irrupción de las segundas vanguardias en el panorama artístico y literario modificó las formas de expresión, comprensión y  codificación no solo de los géneros artísticos sino también de las formas de expresión, codificación y recepción de los géneros literarios a través de una noción permeable de las nociones históricamente dadas, tal y como subraya RosalindKraus a propósito de la escultura, derivando en “una especie de ausencia ontológica” en su artículo La escultura en el campo expandido.

La importancia de las artes de acción y su irrupción en la codificación plástica a partir de los años sesenta es susceptible de ser leída desde la noción de campo expandido propuesta por Krauss y de modificar, ampliándolo, el sistema de géneros literarios. En concreto, la codificación de la palabra poética y su expansión hacia un sistema fronterizo que amplia el concepto de literariedad hacia el espacio de las artes de acción. Así, la noción de performatividad supone un espacio axial para la determinación de lo poético en la expresión de una poeta como Blanca Varela. No solo en su posible manifestación como artes de acción sino también en la propia codificación de lo poético en que el registro vocal en el ámbito de la dicción poética ocupa un lugar central (frente a la codificación de la oralidad) .

Los espacios de dicción poética son ampliados de esta manera tanto desde un punto de vista expresivo como ontológico, de manera que la expresión poética, como afirma RosalindKrauss a propósito de la escultura, “ya no es el término medio privilegiado entre dos cosas  en las que no consiste, sino que más bien escultura no es más que un término medio en la periferia de un campo en el que hay otras posibilidades estructuradas de una manera diferente”.

La progresiva conceptualización de lo performativo ha modificado no solo la codificación de las artes plásticas y espaciales en las artes de acción, sino también la expresión de lo literario en artes temporales como son la poesía, el arte sonoro o las artes escénicas, tal y como subrayan autores como Erika Fischer Lichte. El propósito de esta presentación es subrayar el trabajo expresivo de Blanca Varela en el ámbito de la estética de lo performativo destacando además su importancia capital en el panorama de la poesía universal del siglo XX por su rigor y exigencia poética así como por su voluntad de renovar el ámbito de la propia dicción desde múltiples y variados registros, ampliando el espacio ontológico de la dicción poética.

 

“El ensayismo de Ortega, entre la filosofía y la literatura”
Mauro Jiménez
Grupo de Investigación “Estudios de Teoría Literaria, Literatura Comparada y Teoría de la Traducción Literaria ( TeliCom) ”  de la Universidad de Alicante

El ensayo no puede faltar en una biblioteca que se precie. En una biblioteca ideal de la cultura hispana la obra de Ortega y Gasset, sin duda, debe estar presente. Sin embargo, ¿qué libro elegimos de entre su magna obra? Caben muchas respuestas porque el filósofo madrileño dedicó páginas a numerosos temas. Casi podríamos decir sin temor a equivocarnos que Ortega abordó todos los aspectos culturales de la vida española de la primera mitad del siglo XX. Hay obras suyas de un importante calado filosófico como El tema de nuestro tiempo, otras internacionalmente ponderadas como La rebelión de las masas. No obstante, la obra que propongo para esa biblioteca ideal es Meditaciones del Quijote. Esta es, desde mi punto de vista, una obra capital en la filosofía de Ortega y en la historia de la cultura española, además de que en ella encontramos elementos tanto filosóficos como literarios.
Ortega ocupó buena parte de su pensamiento a cuestiones artísticas y de carácter estético. La literatura fue desde muy temprano una de sus grandes pasiones y a ella dedicó mucho tiempo de su formación. Su estilo filosófico es bien deudor de todas sus lecturas literarias, consiguiendo con su escritura un inconfundible sello estilístico. En ese ámbito de cosas, Meditaciones del Quijote supuso para la filosofía un importante suceso. Desde el terreno yermo de una España sin apenas tradición filosófica tout court, la obra de 1914 de Ortega significa la inauguración de un marco de reflexión que posibilita el juicio filosófico en lengua española. Esta posibilidad de pensamiento español que Ortega funda une su forma al de una escritura ensayística muy pendiente de la expresión literaria en sí y como materia de disquisición especialmente relevante en el marco hispánico. Mi intención, por lo tanto, es defender con esta comunicación la inclusión de Meditaciones del Quijote en esa biblioteca hispana ideal que tiene como asunto el congreso.

 

“CortJAZZar: Rayuela o el swing en la escritura”
Carlos Rabassó
Rouen Business School

En esta conferencia presentaremos las relaciones existentes en la escritura de Rayuela con el lenguaje del jazz, música de la improvisación y la escritura sincopada con swing. El lenguaje de la música afro-americana será el punto de partida para plantear nuevas dimensiones acerca de la escritura cortazariana, propuestas en el proceso creativode Rayuela.  Veremos cómo el primer elemento clave de esta escritura sincopada cortazariana será el estudio de  la noción de “take” (uno de los elementos característicos del jazz) y como éste se refleja en la novela. Estudiaremos como se configura la noción del “take”, sinónimo de toma musical, nueva expresión transgresora de los cánones tradicionales de la lectura.  Es así como el “take”se nos aparecerá como experiencia creativa al ser el resultado de los escritos iniciales realizados por el escritor y al mismo tiempo como experiencia estética al constituirse virtualmente en el acto de la lectura del receptor.  En nuestro análisis, Rayuela se concibe como lectura intertextual, participación colectiva en la configuración de un universo ajeno a la ficción pero presente en el mundo de lo narrado y comunión del lector a través de la lengua con el nivel primario, subconsciente, de todo lenguaje.Nuestro objetivo en este trabajo es presentar el “take” como reivindicación de lo natural y la prosa espontánea en la tradición de la literatura “beat” y de la escritura automática surrealista. El segundo elemento que estudiaremos de la escritura sincopada de Rayuela será el de la improvisación en la escritura, reflejado como un “meddley” jazzístico-literario donde el escritor utiliza las tres dimensiones musicales(melodía, armonía y rítmo) para configurar un nuevo texto literario pluriforme, donde el “swing” es el hilo conductor del proceso creativo, manifiesto reflejado en el capítulo 82 de Rayuela.Finalmente, abordaremos el estudio del “swing” en la escritura, analizando los elementos rítmicos (la noción de beat, el tempo) esenciales en la construcción laberintico- hipertextual de toda la obra.

–Sección X. (Aula “María Zambrano”. C09)–

“Libros de música: libros sonoros. El futuro de los libros de música notada en las bibliotecas y archivos españoles”
David Fernández Durán
Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)

Esta ponencia aborda el presente y la proyección de futuro de los libros de música notada conservados en archivos y bibliotecas españolas. Primeramente, se contemplará de forma somera  el estado actual de los trabajos de digitalización de los libros de partituras en diversas bibliotecas y archivos españoles. A continuación, se discutirán los principales modelos actuales de consulta de fondos a partir de los diferentes formatos digitales, que incluyen extensiones de archivos gráficos, de audio y MIDI. Con esta información sobre la evolución actual se pretende, por último, trazar probables direcciones de futuro de los documentos musicales históricos y las posibilidades que ofrecerá la tecnología en el terreno de la documentación musical.

Acudiendo al debate de los libros en formato tradicional que deben ser preservados en el futuro, la biblioteca hispánica posee joyas bibliográficas de la música representativas de todos los periodos históricos y artísticos, muestra de la evolución del pensamiento y la técnica de notación de la música occidental. Desde la Edad Media hasta entrado el siglo XVIII, cuando se normaliza la notación musical moderna, hallamos ejemplos de canto gregoriano con notación visigótico-mozárabe, como el Antifonario de León; de polifonía del Ars Antiqua de notación prefranconiana como el Codex de Madrid; de monodia juglaresca religiosa única, como son las Cantigas de Santa María; y de notación franconiana, como el Códice de las Huelgas. El Renacimiento y barroco muestran colecciones de notación mensural blanca de la importancia del Cancionero de Palacio, el Cancionero de la Catedral de Segovia y las colecciones de cifra para tecla, arpa o vihuela de maestros como Milán, Narváez, Fuenllana y Daza, entre otros, además de las primeras óperas, zarzuelas y el teatro con música del Siglo de Oro. Una edición facsimilar de cada una estas obras únicas de la cultura occidental o cuando menos, una edición que incluya una selección de piezas musicales de los citados manuscritos, debería formar parte de la biblioteca culta de la tradición hispánica.

 

“El tratado de poética”
José Checa Beltrán
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (ILLA-CCHS)

 Mi intención es mostrar cómo en una biblioteca culta no puede faltar un tratado de poética, un tipo de libro que ha sido decisivo en el canon de toda la etapa clásica y clasicista, es decir, hasta el siglo XIX. Explicaré el contenido y significado de una preceptiva poética, así como su enorme poder de convicción y disuasión entre los literatos. En efecto, cuando la escritura literaria debía ajustarse a unas normas y respondía a una concepción universalista del arte, el tratado de poética era la “institución” más respetada entre los literatos. Si actualmente es juzgado por su condición impositiva, merece la pena que se subrayen los efectos positivos que produjo, evitando la disgregación y el relativismo. No estaría mal que ahora pudiéramos recuperar algo de aquella universalidad perdida.

 

Jueves 20 de junio
10.00 – 12.00
Sección VII. (Aula “Menéndez Pidal”)

Presidenta: Rosa María Aradra Sánchez

Fernando González Ariza
Universidad CEU San Pablo
“Enseñando el canon occidental. Análisis y comparación de los programas de Great Books en las universidades norteamericanas”

Ricardo Namora
Universidad de Coimbra
“La Falacia de la Biblioteca Digital”

Carlos Miguel-Pueyo
Valparaiso University
“¿Por qué no romantizar el mundo? Hacia una tecno-ciencia humanista

Alexia Dotras Bravo
Escola Superior de Educação de Bragança. Universidade de Coimbra
“El canon literario de la literatura infantil y escolar”

Rosa Mª Aradra Sánchez
Facultad de Filología -UNED-
“Los silencios del canon”

Sección VIII. (Aula “María Zambrano”. C09)
Presidente: María Dolores Albiac

Bethania Guerra de Lemos
Tufts University & Skidmore College In Madrid
“La literatura brasileña en la fundación del cuento latinoamericano: una defensa de la obra de Machado de Assis en una posible Biblioteca de Occidente”

María Trinidad Ibarz Ferré
Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza
“Benito Pérez Galdós”

Encarnación Medina Arjona
Universidad de Jaén
“Tres cuentos. La inquietante reescritura de lo sagrado”

Rocío Ortuño Casanova
Universidad de Manchester
“¿Y ese Balmori quién es? Sobre la creación de un canon y acercamiento al público hispanohablante de la literatura filipina en español”

Maria Dolores Albiac Blanco
Universidad de Zaragoza
“Los sueños de la Razón; herencias y pervivencias”

Jueves 20 de junio
16.00-18.00
Sección IX. (Aula “Menéndez Pidal”)

Presidente: Francisco José Martín

Mireya Fernández Merino
Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)
“¿Una obra, un autor? ¿García Márquez fuera de la Biblioteca de Occidente en contexto hispánico?”

Ana Gorría Ferrín
Instituto de Lengua, Literatura y Antropología
“Estética de lo performativo en Valses y otras falsas confesiones de Blanca Varela”

Mauro Jiménez
Grupo de Investigación “Estudios de Teoría Literaria, Literatura Comparada y Teoría de la Traducción Literaria ( TeliCom) ”  de la Universidad de Alicante
“El ensayismo de Ortega, entre la filosofía y la literatura”

Carlos Rabassó
Rouen Business School
“CortJAZZar: Rayuela o el swing en la escritura”

Francisco José Martín
Universidad de Turín (Italia)
“Pensar en español (A propósito de un margen del canon occidental)”

Sección X. (Aula “María Zambrano”. C09)
Presidente: José Checa Beltrán

Paula Caballero- Sánchez
Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC
“La recepción del saber geográfico antiguo en la España moderna (SS. XVI-XVIII)”

David Fernández Durán
Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)
“Libros de música: libros sonoros. El futuro de los libros de música notada en las bibliotecas y archivos españoles”

Brígida M. Pastor Pastor
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (ILLA-CCHS)
“Más allá del canon: El caso de Gertrudis Gómez de Avellaneda”

José Checa Beltrán
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (ILLA-CCHS)
“El tratado de poética”